Consideraciones sobre el Kentucky Derby previas al Preakness Stakes

13.05.2017 21:33
En víspera del Preakness Stakes, me parece interesante hacer una breve revisión de lo que el Kentucky Derby implicó específicamente para aquellos caballos que potencialmente hasta ahora, han decidido correr el segundo paso de la Triple Corona Americana. 
 
Definitivamente lo primero que uno puede pensar es que en ese fangal no corre nadie o corren muy pocos. Yo definitivamente creo que si; el estado de la pista puede ser un factor que influye en el desempeño de los competidores, sin embargo es difícil saber, en un grupo tan abultado de animales, exactamente cuales fueron afectados por el barro y cuales no, especialmente cuando otros factores sobretodo relacionados con el “tráfico” pueden ser aún más decisivos.
 
En el análisis que hicimos previo al Derby sugerimos que State Of Honor con mucha seguridad saldría a buscar la punta. Aunque había varios caballos con buena dosis de “Early Speed”, State Of Honor era el único que por su “Running Style” se siente más “confortable” cuando se coloca al frente del grupo. State Of Honor se mantuvo en la punta por la primera ½ milla, pasando parciales de 22.7 para el primer ¼ de milla y 46.53 para los ochocientos metros de recorrido. 
 
Cuando tomamos estos parciales, los convertimos en valores de velocidad y los comparamos con los valores producidos en los seis años anteriores (2011 al 2016) por los punteros de cada año, podemos observar que la velocidad alcanzada por State of Honor superó la de Dortmund (2015), Chitu (2014), y Shackleford (2011). Sin embargo State Of Honor en el primer ¼ de milla, habría estado ubicado a casi dos cuerpos de Bodemeister (2012), que tiene el valor de velocidad más alto para los primeros 400 metros entre todo el grupo.
 
Si hacemos el cálculo para la ½ milla, State Of Honor a pesar de reducir su velocidad ligeramente, mantiene su posición con valores de velocidad superiores a los de los tres animales ya mencionados. Sin embargo se distancia a seis cuerpos de la punta que ahora, en un escenario supuesto, es ocupada por Palace Malice (2013) el cual tiene una de las fracciones para la ½ milla más alta en la historia de la carrera, cuando “Blinkers On”, sorprendió a todos en el Derby del 2013 cubriendo la ½ milla en 45.33 en pista fangosa.
 
De manera que el barro pareciera no haber afectado la “Velocidad Inicial” del puntero State Of Honor, ni de otros caballos con buena dosis de esta como Always Dreaming que corría segundo a un cuerpo, Battle of Midway, el favorito Irish War Cry que se mantuvo cuarto a cuatro cuerpos, Fast and Accurate e Irap. Los potros que se esperaba salieran adelante lo hicieron y a niveles de velocidad que no son ajenos a los de otros competidores del Derby en años previos.
 
 
Luego de recorrido los primeros ¾ de milla, ya State Of Honor como era de esperarse, y de acuerdo a sus registros de velocidad en carreras previas, comienza a desacelerar y le cede la punta a Always Dreaming. El registro de Always Dreaming de 71.12 para los primeros 1200 metros, para nada puede considerarse mediocre cuando lo comparamos con los punteros para esa fracción de los años anteriores. Solo Bodemeister y Palace Malice ambos con un parcial de 69.80 para los ¾ de milla superan a  Always Dreaming que estaría ubicado a 6 ¾ cuerpos de estos.
 
La velocidad de Always Dreaming en el “turn time” es inferior a la de caballos como Lookin At Lee, Classic Empire, Gunnevera, Hence y sorpresivamente para mí muy similar a la de Battle of Midway el cual yo esperaba cedería al cansancio más pronto.
 
A pesar de que a este nivel de la carrera Always Dreaming disminuye su velocidad significativamente, lleva ventaja suficiente y al calcular su capacidad para finalizar, este valor de velocidad es superior al del resto de participantes, y aunque su fracción final es inferior a la de Lookin At Lee, el potro es capaz de mantener la punta y ganar la prueba.
 
Si lo comparamos con el Florida Derby, es evidente una disminución en los valores de velocidad de Always Dreaming al final de la prueba, algo que era de esperarse considerando los doscientos metros más de recorrido. Pero de alguna manera Always Dreaming hizo lo mismo que en su prueba preparatoria demostrando buena velocidad inicial, consistencia a lo largo de todo el trayecto y capacidad para finalizar.
 
Para el Preakness no esperaría un desempeño diferente y a pesar de los cien metros menos que lo deberían ayudar, Always Dreaming deberá enfrentar algunos caballos que han demostrado calidad y que llegarán a la prueba descansados y con las reservas de energía intactas. 
 
Da la impresión que el fango puede afectar más a los caballos que corren desde atrás. Aunque no parezca la acumulacion de fango en las patas de los caballo, aperos y sobre la ropa del jinete puede significar onzas o quizás libras extras de peso. Además la visión del jockey y por lo tanto la conducción se dificulta.
 
Además de Always Dreaming, hasta este momento, Lookin At Lee que terminó segundo en el Derby, Battle of Midway que terminó tercero, Classic Empire que finalizó cuarto, Gunnevera que llegó séptimo y Hence que finalizó en el puesto doce han manifestado su intención de correr el Preakness Stakes.
 
 
Lookin At Lee aprovechó el espacio que le dejaron por la primera línea para tener en mi opinión uno de los mejores “trips” entre todos los participantes. Ademas de no regalar ni un pie extra, no consiguio ningun tipo de tropiezo cuando hizo su mayor movimiento en el giro de la segunda curva. Su valor de velocidad para el “Turn Time” es superior al de Always Dreaming, lo que le permite descontar en ese trayecto unos diez cuerpos y entrar en la recta a tan solo 3 cuerpos del puntero. Ya en la recta final su velocidad para la fracción final también es mayor que la del puntero y descuenta ¼ de cuerpo más para terminar segundo de a 2¼ cuerpos del ganador. En el Preakness Lookin At Lee debería desenvolverse de la misma manera y quizás esos cien metros menos y la presencia de nuevos caballos con buena dosis de “Early Speed” trabajen en su beneficio.
 
Battle of Midway que lucía al tope al momento del desfile, terminó en el tercer puesto a 7 y ¾ de cuerpos detrás del ganador. Sin duda para mi la mayor sorpresa, ya que de acuerdo a su fracción final en el Santa Anita Derby, yo personalmente esperaba que los 2000 metros del Derby serían cuesta arriba para el. Sin Embargo el potro sale determinado a tomar la punta y aunque no lo logra, se mantiene a escasos cuerpos del puntero registrando valores de velocidad para la ½ milla muy similares a los de State Of Honor y Always Dreaming. Sin duda el caballo mejoró su condición con respecto a su prueba preparatoria y prueba de esto es que su fracción final a pesar de los 200 metros extras es ligeramente mejor a la del Santa Anita Derby y superior a la de caballos que en teoría tenían más oportunidad que el como por ejemplo Classic Empire y Gunnevera. En el Preakness los cien metros menos lo pueden beneficiar, sin embargo solo tendrá dos semanas para recuperarse de su esfuerzo y además tendrá que enfrentar nuevos caballos con buena dosis de “Early Speed” que llegarán mucho más descansados a la prueba.
 
 
Classic Empire al momento de la partida tiene la intención de buscar una posición cerca de la punta. Sin embargo a escaso metros de la largada es golpeado por McCraken que desde los puestos de más afuera baja líneas bruscamente. Leparoux no tiene otra opción que seguir la carrera desde allí a unos diez cuerpos de la punta. En la primera ½ milla de recorrido Classic Empire no hace ningún movimiento y mantiene un nivel de velocidad bien constante sin descontar cuerpos con respecto al puntero. Una vez recorridos los primeros ¾ de milla su velocidad se incrementa algo al punto que faltando unos 500 metros para la raya se coloca a algo más de cuatro cuerpos del puntero. A pesar de rebasar a varios animales que ya vienen agotados, un caballo que llegaba a la carrera con tan solo 20 días desde que triunfó en el Arkansas Derby y que tuvo una ruta al Derby bien atribulada tenía que pagar tributo y a pesar de terminar en el cuarto puesto, perdió terreno en la recta final para terminar a 8 ¾ de cuerpos del ganador. Si tan solo 20 días antes del Derby me parecían cuesta arriba, dos semanas antes del Preakness Stakes no me pueden parecer mejor en un caballo que a pesar de su gran calidad, sus “bases” o “fundaciones” para correr la Triple Corona, que se logran con las carreras preparatorias no fueron las mejores.
 
 
Gunnevera, sin querer en ningún momento menospreciar su calidad, en mi opinión muy personal decepciono. El fuerte de Gunnevera era su capacidad de acelerar en el “Turn Time”, alcanzando los niveles de velocidad para ese trayecto más altos entre todos los competidores que participaron en el Derby. Sin embargo hasta la milla, Gunnevera mantuvo niveles de velocidad regulares y muy similares, lo que deja ver que el caballo hasta ese punto de la carrera, no hizo ningún movimiento importante que le permitiera descontar cuerpos con respecto a los punteros. De igual manera su velocidad para la fracción final y su capacidad para finalizar comparada con la de estos potros que potencialmente pudieran correr el Preakness, solo superan a los de Hence, el cual quizás tuvo uno de los “trips” con más inconvenientes entre los participantes del Derby. A pesar de ya haber corrido en fango, es posible que Gunnevera haya extrañado la condición de la pista, en el Preakness tendrá una nueva oportunidad y su conexión espera que con un nuevo jinete el caballo mejore sus dos últimas actuaciones, sin embargo tendrá que mejorar mucho para estar a la altura de otros competidores que han demostrado más calidad.
 
Hence el último de los potenciales participantes en el Derby lucía impecable en el desfile, sin embargo y para no extendernos, el caballo corriendo desde el último comienza un movimiento importante al momento del giro del segundo codo que se detiene cerca del poste de los 500 metros finales, cuando se consigue con un grupo de caballos que venían ya agotados. Su jinete se ve obligado a levantar ligeramente y aunque eso no creo evitó que ganara la prueba, si provocó que el potro perdiera el avance que traía. En el Preakness, quizás sin inconvenientes puede mejorar y demostrar la misma calidad que enseño en el Sunland Stakes.
 
 
Enrique Castillo
@dormellostud
 
 
 
Fotos tomadas de internet credito absoluto de sus propietarios.
 

—————

Volver