Efecto de la postura del jinete en el desempeño del caballo en carrera.

20.07.2013 22:16

Cuando pensamos en la velocidad en el caballo de carrera normalmente lo que viene a nuestra mente son nombres de grandes campeones, Secretariat, Seattle Slew, Man O’ War , solo por nombrar algunos. Muy pocas veces asociamos la velocidad  del caballo a la relación que este establece con el jockey durante la carrera.  Ya en otros artículos hemos mencionado lo importante que es para el eficiente desempeño de un caballo en carrera, el hecho de que su jockey pueda establecer un “paso” o “tren” de carrera que permita al animal accionar bajo un consumo de energía eficiente.  Pero el jockey también significará peso extra que el caballo debe transportar y también incrementará la superficie de contacto que hará resistencia al aire durante el movimiento. Está estimado que un 25 % de la energía gastada por el caballo durante la carrera es utilizada para vencer la resistencia que ofrece el aire cuando la unidad jockey-caballo se emplea a alta velocidad.  A finales de la década de los 80 dos criadores norteamericanos, Retting y Rindo tuvieron una idea que desde entonces ha contribuido a mejorar la velocidad del caballo. Inspirados por los uniformes adheridos al cuerpo que los atletas en las carreras de 100 metros estaban usando en los juegos olímpicos de Seúl, ellos tuvieron la idea de crear camisas o “colores” mas aerodinámicos para los jockeys, adheridos completamente al cuerpo, disminuyendo así  la resistencia al aire en cifras significativas y representando una marcada ventaja sobre los jockeys que usaban las camisas tradicionales.

A pesar de lo importante de esta iniciativa, este artículo se centrará en otro aspecto de la aerodinámica que fue descubierto por un jockey norteamericano hace unos 120 años atrás y que hasta la fecha ha significado la mayor contribución al aumento en la velocidad del caballo de carrera.

Desde el inicio de las carreras de caballo, la historia ha enseñado a los jockeys de esas épocas sentados completamente sobre el caballo, sin tener que soportar su peso, con la espalda vertical y las piernas extendidas apoyadas sobre estribos largos.  

A finales del siglo 19, específicamente en 1895, Willie Simms un jockey estadounidense comenzó a montar los caballos con las piernas recogidas, estribando corto y con su torso doblado, dicho de una forma más gráfica, como “agachado” sobre el caballo. Los periodista de la época asociaron el nuevo estilo de montar con la posición que adopta un mono al sentarse, de ahí el nombre para esta nueva manera de conducir un caballo, “monkey crouch”. En 1897 un colega de Simms, el Jockey James “Tod” Sloam vio las ventajas de estribar corto y popularizó el nuevo estilo en Inglaterra con asombroso éxito, al punto que en 1898 logró ganar el 46% de las carreras que corrió. Este éxito de Sloam hizo que el resto de jockeys también comenzaran a usar el “monkey crouch” inventado por Simms y para 1900 todos los jockeys habían desechado el estilo anterior con largos estribos y la espalda vertical.

 

                          

¿Pero que hacía a este estilo tan eficiente?,  es posible que Simms haya adoptado esta posición como una manera de disminuir la resistencia del aire, factor que definitivamente se vio mejorado por la nueva postura, traduciéndose en una mejoría de los tiempos de las carreras hasta en un 7% en la década de 1890 a 1900. Pero no fue sino hasta hace unos años atrás, en Agosto del 2009, que los resultados de las investigaciones realizadas sobre los efectos de la postura del jinete en el accionar del caballo de carrera fueron publicados por el Royal Veterinary College. Thilo Pfau, un profesor de bioingeniería, y su equipo colocaron sensores de inercia tanto a caballos como a jinetes y demostraron que un movimiento natural del lomo del caballo hacia arriba y hacia abajo así como hacia adelante y hacia atrás se producía en cada ciclo del paso de un caballo corriendo a alta velocidad. Independientemente de la postura adoptada para montar, el caballo en ambos casos debe soportar el peso del jinete, sin embargo con el nuevo estilo el jinete puede absorber en gran parte el movimiento del caballo y evitar así que el animal tenga que moverlo en las direcciones antes mencionadas, lo cual representa un costo energético todavía mayor. Las investigaciones demuestran que es imposible para un jockey “aislarse” totalmente del movimiento de su cabalgadura cuando está sentado, con la espalda vertical y las piernas extendidas, sin embargo con la nueva posición, aunque el caballo todavía debe soportar el peso del jockey, el movimiento se reduce a lo mínimo.  

 

Ver el siguiente link Forma de montar hasta 1900.

 

Hasta finales de los 50 los jinetes mantuvieron esta forma de montar sin modificaciones. Si se observan fotos o videos de los jockeys en esta época, se puede ver que la posición del jinete sobre su caballo no dejaba casi espacio entre las piernas y la silla a pesar de no ir sentado sobre ella.

                  

 

 

Haz click en el siguiente link  Vea carreras reales de jinetes montando como se hacia en la década de los 50.

 

Para inicios de los años 60 se produce una modificación de la postura que Simms y Sloan habían hecho popular. Tal modificación se le atribuye a Lester Piggott, popularmente conocido como “The long fellow”, uno de los más grandes jinetes de la hípica a nivel mundial, ganador de 4,493 carreras incluyendo 9 victorias en el Derby de Epsom. Según algunos artículos leídos sobre el tema, cuando Piggott pasó la adolescencia y se hizo adulto creció unas pulgadas y la posición popular para el momento, completamente doblado sobre el caballo, no le era confortable. Piggott se dio cuenta que manteniendo la porción posterior de su cuerpo ligeramente elevada le quitaba el “stress” que le producía mantener las rodillas completamente dobladas. Aunque tras el cambio de posición que adoptaron los jinetes a partir de mediados de los 60 no hubo una mejoría significativa en los tiempos de las pruebas, el éxito de Piggott fue tal que la mayoría de los jockeys comenzaron a copiarlo, llevando su espalda recta con la porción posterior del torso ligeramente elevada y la cabeza baja.

           

  postura adoptada por el jockey moderno              postura popularizada por Piggott a mediados de 1960

 

El cambio en la posicion que han adoptado los jockeys desde principio de 1900 ha servido para reducir la presion de trabajo sobre el caballo, pero en cuestiones de fisica y aerodinamica nada se consigue gratis. Ese exceso de trabajo que se le ahorra al caballo lo absorben las piernas del jockey que funcionaran como amortiguadores de las fuerzas producidas durante el galope. Los jockey son individuos de baja estatura pero extremadamente fuertes, verdaderos atletas que por la adrenalina liberada, pero principalmente por el esfuerzo realizado durante la prueba su frecuencia cardiaca puede alcanzar los 190 latidos por minutos.

 

 

 

 

 

  

 

 

 

—————

Volver