Efecto del peso en el desempeño del caballo en carrera.

30.07.2016 15:58

Recientemente mientras observaba la transmisión del SanDiego Handicap, los comentaristas de la televisión se referían a la diferencia de 5 libras de peso que existía entre los dos caballos con más oportunidad de conseguir el triunfo; el favorito California Chrome y su principal enemigo Dortmund. 


Estos explicaban que en las carrera denominadas como "Handicaps" los participantes llevan diferentes pesos asignados de acuerdo a sus logros, sexo y edad, como una manera de "igualar" el chance o la oportunidad de ganar de todos los participantes. Una forma de reducir la "brecha" en la "clase", asignando a los animales más aventajados un mayor peso que transportar en comparación a sus rivales que lucen más débiles en el papel.


En el San Diego Handicap, el ganador California Chrome un caballo maduro de 6 años le daba 5 libras a Dortmund su principal rival, 8 libras a Win the Space y 10 libras a los menos calificados Follow Me Crev y Crittenden. La intención del Handicapper del hipódromo de Del Mar al asignar los pesos a los participantes de la prueba era que al momento de cruzar la raya los cinco ejemplares llegarán en final de fotografía. Sin embargo del grupo de  5 animales solo Dortmund sacó ligero provecho del supuesto "beneficio" de llevar menos peso para terminar a escaso ½ cuerpo de California Chrome, los otros tres, a pesar de la "ventaja" de ir más livianos terminaron lejos, tanto como a más de 22 cuerpos en el caso de Crittenden que terminó en el último puesto.



Pero la historia del hipismo está llena de grandes caballos que realizaron sus mejores esfuerzos cuando el peso de sus jockeys fue complementado con libras de más para tratar de equilibrar su exceso de clase con sus rivales de menor calidad. 


Dr. Fager soportó 134 libras cuando marcó su 1:32 ⅕ para la milla en agosto de 1968, Riva Ridge en Julio de 1973 llevó 127 libras cuando recorrió la milla y 3/16 en 1:52 ⅖. Secretariat, Spectacular Bid, Kelso, Forego, Swaps y muchos otros batieron récords de pista y ganaron importantes carreras dando grandes ventajas en cuanto al peso que transportaban en comparación al resto de sus rivales. 


En Europa es todavía más común ver a los buenos caballos en las grandes carreras, soportando pesos que están alrededor de las 130 libras en distancias bien por encima de la milla y ¼ y todavía mantenerse competitivos a un alto nivel. 


Valdría entonces preguntarse,,,¿cuánto peso puede soportar un caballo mientras se ejercita?...¿tiene este aumento en el peso transportado efecto sobre el performance de un caballo en carrera?...¿que tan significativo puede ser considerar el peso asignado al jockey como un factor para analizar una carrera?. 


En Norteamérica entrenadores y propietarios dudan cuando tienen que correr su caballo en una prueba si este debe transportar un peso por encima de las 126 libras o unos 57 kilogramos. 


Sin tener la cifra exacta, un caballo como California Chrome pudiera estar cerca de las 1,300 libras. Esto quiere decir que las 126 libras producto del peso de Espinoza y su silla, que el caballo transportó durante el San Diego Handicap, representan un poco menos del 10% (9.69) de su peso corporal. Como es de suponer y a pesar de que el caballo puede recorrer largas distancia soportando peso, esta capacidad de movilizar o transportar carga tendrá un límite.


Usando caballos cuyos pesos variaron entre 885 a 1,375 libras (400 a 625 Kg), los investigadores han encontrado que signos de stress como respiración y frecuencia cardiaca acelerada, asi como dolores y daño muscular posteriores al ejercicio fueron poco significativos cuando el animal soportó un peso que no superó el 20% de su peso corporal. No fue hasta que lo niveles de peso alcanzaron el 20% del peso del animal que los signos de stress se incrementaron marcadamente y los mismos realmente se acentuaron cuando el peso transportado alcanzó niveles cercanos al 30% del peso corporal.



Beholder varias veces premiada con el premio Eclipse y que para el momento de escribir este artículo está inscrita para correr el Clement L Hirsch G1, soportará 123 libras, apenas 2 libras más que Stellar Wind la cual pareciera ser su principal enemiga y unas 4 libras más que otras tres yeguas que en el papel no debieran ser enemigas de la hija de Henny Hughes.


De manera qué, pareciera, que al menos aquí en Norteamérica, sin importar que tanta calidad tiene un caballo este no es castigado con un peso que supera el 10% de su peso corporal. Por lo tanto y a pesar de que los trabajos de investigación son realizados bajo condiciones que no semejan las condiciones severas que representa una carrera, todavía queda un amplio margen como para pensar que el animal en carrera es capaz de transportar sin mayores problemas el peso que representa el jockey y su silla.



Cuando el caballo corre a alta velocidad, este incrementa su frecuencia cardiaca y su frecuencia respiratoria para garantizar que la sangre oxigenada alcance los tejidos y en especial los músculos que son fundamentales para producir movimiento. En la medida que la intensidad del ejercicio aumenta, el caballo a través de sus sistemas corporales es capaz de hacer los ajustes para seguir supliendo los tejidos con niveles adecuados de oxígeno. Sin embargo esa capacidad de oxigenación tiene un límite y eventualmente el caballo no será capaz de proveer a los tejidos la cantidad de oxígeno que necesitan a pesar de que la intensidad del ejercicio continúa aumentando. En ese momento el animal comienza a trabajar en un déficit de oxígeno que implica el inicio de la fatiga.


Correr a alta velocidad implica un costo energético que depende totalmente de la cantidad de oxígeno que el animal tiene disponible para su uso. Dicho de otra forma mayores niveles de oxígeno disponible implican mayores niveles de energía y en el caballo de carrera esto se traduce específicamente en más "clase".


En caballos monitoreados en condiciones de laboratorio, en treadmils, donde no existen los niveles de resistencia ni las condiciones adversas que el caballo debe vencer durante la carrera, los investigadores han encontrado que el consumo de oxígeno y por tanto el gasto energético aumenta en igual proporción que la cantidad de peso transportado. Estos valores en condiciones similares a las de la carrera podrían incrementarse de 1.2 a 1.6 veces.


Algunos detalles que surgen de estos trabajos son interesantes de mencionar aunque no están relacionados directamente con el efecto que produce el peso del jinete y sus "aperos".


Es un hecho que el incremento de peso en otras áreas diferentes a lo que se conoce como el centro de gravedad (punto donde se concentra el peso de un cuerpo), específicamente en las patas y más en las porciones bajas de las mismas, los cascos, incrementa significativamente el consumo de energía y puede tener impacto en el desempeño atlético del caballo.


Sin que esto pueda ser considerado como una regla, los investigadores usan como ejemplo el desempeño del caballo en pistas fangosas. Según su análisis, estos sugieren que aquellos caballos de casco más grande podrían soportar peso extra al acumular mayor cantidad de barro en el casco que los animales con casco más pequeño. De igual manera consideran que los caballos corriendo detrás de los punteros también pudieran acumular un peso extra en las patas producto del barro que "salpican" los líderes. Lo importante es que en ambos caso esa cantidad de peso extra podría ser suficiente como para costarle el triunfo al animal.


En conclusión, el peso extra y en el caso específico de estos trabajos de investigacion, peso "muerto", no el que es producto del peso del jinete, cuando se añade a zonas del cuerpo distintas al centro de gravedad aumentan el consumo de oxígeno y provocan que el animal trabaje a un mayor gasto energético el cual se incrementa aún más dependiendo de la velocidad y la distancia recorrida, pero siempre afectando el desempeño atlético. Información de trabajos realizados considerando el peso del jinete, el cual se ubica sobre el centro de gravedad, no fueron encontrados y habría que considerar si los resultados pudieran ser diferentes.


El peso fue un factor de análisis que por mucho tiempo fue considerado por los handicappers en Norteamérica. Hacia finales de los 70 y comienzo de los 80 con la aparición en la mayoría de los past performance de las "Speed Figure" este dejo de ser un factor de análisis importante. Sin embargo y a pesar de su poca popularidad hoy en dia, si nos ponemos a pensar, en carreras donde se aplica la escala de pesos deberíamos asumir que los caballos con mayor peso asignado son precisamente los de mayor "clase" o calidad. 


Como hemos visto en el caso del San Diego Handicap y en muchísimas pruebas semana a semana, pareciera que el peso extra asignado a los caballos con más "clase", de la manera como está establecido, no es suficiente para acortar la diferencia que existe entre la calidad de los competidores y por esa razón los caballos que transportan los pesos más altos siguen dominando al resto de competidores más débiles. 


La mayoría de las carreras en Norteamérica donde se aplica la escala de pesos, las diferencias entre los competidores no son mayores a 5 libras. Es por eso que muchos analistas consideran que los mejores caballos no están siendo "penalizados" con suficiente peso como para de verdad recortar la diferencia en clase que tienen sobre sus rivales. Los entrenadores también han notado eso y por tanto no dudan en montar en sus mejores caballos jinetes profesionales y no consideran el descargo que jinetes aprendices o "jocketas" pueden darle por reglamentación al animal.



En conclusión, aunque fisiológicamente no queda duda que transportar un mayor peso implica un mayor esfuerzo y por tanto un mayor gasto energético, a efectos del desarrollo o resultado  de una competencia y tal como está establecida la escala de peso, la cantidad de peso extra con que se penaliza el exceso de calidad de los mejores animales, en la mayoría de los casos no parece ser suficiente como para producir cambios significativos en su performance que le permita a otros animales de menos calidad equiparar fuerzas. Pareciera entonces que otros factores como el "pace", el puesto de partida, el "tráfico" o tropiezos en carrera entre otros pueden ser más significativos a la hora de determinar el desarrollo de la competencia.


Enrique Castillo

@dormellostud



Imagenes tomadas de internet credito absoluto de sus propietarios.

—————

Volver