El FACTOR X: El gen para un Corazon Grande

26.11.2012 00:00

               Se corría la Condicional Especial Blondy de 1979, el narrador oficial del hipódromo describía el desarrollo de la misma, giran la última curva, entran en la recta final y un lote de las más clasificadas yeguas de nuestro hipódromo se dispone a recorrer los últimos 400 mts,  a escasos metros para el final, la pequeña Blondy una alazana por Lord Gayle en Flaming Fields logra quebrar la resistencia de sus rivales para finalmente imponerse en aquella carrera que casualmente y pocas veces ocurre, se disputada en su honor. El gran esfuerzo realizado por la noble yegua fue descrito por el narrador de turno como “ Blondy con el corazón, ganó Blondy”. Esa frase que para aquel momento sólo fue un ingrediente más de la emoción que me produjo esa particular carrera, hoy está más vigente que nunca. Es común describir la capacidad de los grandes atletas para dar ese “extra” que significa la diferencia entre ganar y perder, quizás de una forma un poco romántica o emotiva, como “tiene un gran corazón”. Recientemente y  luego de muchas horas de trabajo, un grupo de investigadores defiende la teoría que el termino “gran corazón” es realmente una descripción física de un extraordinario corazón, con todo lo que esto implica desde el punto de vista fisiológico y que está presente en algunos caballos purasangres.

El 4 de Octubre de 1989 a las 11:45 de la mañana, tras un mes de padecer de una laminitis la cual había afectado sus cuatro miembros, Secretariat padrillo de Claiborne Farm es sacrificado evitándole así un mayor sufrimiento. La muerte del semental de 19 años, triplecoronado y héroe de las pistas a principio de la década de los 70, significó una gran perdida para todo aquello que tuviera que ver con la industria del purasangre. Sin embargo, nadie imaginaba que la muerte de este supercaballo sería el detonante para el inicio de  una de las líneas de investigación más importante dentro de lo que tiene que ver con la cría del purasangre.                                   

El Dr. Thomas Swerczek jefe del Departamento de Patología de la Universidad de Kentucky fue el encargado de realizar la necropsia de Secretariat, recordando el momento en el que el corazón de Secretariat fue descubierto el Dr. Swerczek dijo, “Estuvimos allí en silencio, sorprendidos, no podíamos creerlo. El corazón era perfecto, no había problemas con el, era solo un enorme motor”.  El peso de un corazón normal se ha establecido en unas 8.5 libras, el Dr. Swerczek estimó que el corazón de Secretariat pesaba unas 22 libras. Swerczek que había realizado miles de necropsias había notado diferencias en el tamaño del corazón, el sabía que algunos caballos tenían el corazón más grande que otros, sin embargo como el mismo confesaría, nunca le dio mucha importancia hasta que vio el de Secretariat, ahora el podía entender como este caballo había sido capaz de hacer lo que hizo en el Belmont Stake, cuando se convirtió en triplecoronado superando al resto de los competidores por 31 cuerpos en tiempo récord.  Por más de 40 años investigadores Australianos habían realizado estudios sobre el tamaño del corazón en caballos de carreras estableciendo una relación entre el tamaño del corazón y la capacidad atlética del caballo . Ellos plantearon que el tamaño del corazón era una característica que estaba ligada al sexo, transmitiéndose probablemente a través de la madre .  En los últimos años los investigadores han avanzado en el entendimiento de la herencia y los estudios realizados  en beneficio de la medicina humana han sido muy importantes para la industria del purasangre. Tal como presentían los Australianos, hoy en día se sabe que ciertos genes pasan de generación en generación a través de la madre y uno de estos genes es el que establece el tamaño del corazón. 

                                Pero todo esto como puede influir en la cría del purasangre?. La respuesta tiene que ver con el hecho de que ciertas cualidades o características superiores de un caballo, es el caso de un corazón de gran tamaño, son heredadas directamente de su madre o a través de la línea materna del padre. Por años la cría del purasangre se ha basado principalmente en la herencia de las cualidades superiores a través del semental y estos son juzgados por el desempeño de sus hijos a veces injustamente. Grandes corredores como es el caso de Secretariat, entre muchos, no han sido los mas destacados padrillos, sin embargo tras una generación vuelven en plan triunfante como destacados abuelos maternos a través de los hijos de sus hijas, de igual manera algunos padrillos son reconocidos como “padrillos de hembras” ya que sus mejores hijos casualmente son hembras. Realmente que sucede en estos casos?, información genética para algunas características superiores pasan a la descendencia a través de genes provenientes de la madre, su transmisión está ligada exclusivamente al cromosoma X.

                                Un corazón grande, definitivamente tiene sus ventajas, sobretodo en lo que tiene que ver con el aporte de sangre oxigenada al tejido muscular del caballo lo que garantiza una mayor resistencia y una mejor aptitud para la actividad física, su presencia ha sido estimado, implica entre un 22-27 % del éxito del animal, es decir que queda cerca de un 70% tiene que ver con otros factores tales como conformación, crianza, entrenamiento etc.

                            Todo este conocimiento acerca de la herencia ligada al sexo ha sido llevado a la práctica y un grupo de personas, investigadores, entre los que destaca Marianna Haun, editora de publicaciones relacionadas con la industria del purasangre, se han dado a la tarea de identificar las líneas de caballos que transportan el gen para un corazón grande y que son capaces de transmitirlo a su descendencia con fines de considerarlas al momento de seleccionar potros, prospectos de padrillos y yeguas madres o establecer cruces.

                               

                                   

—————

Volver