La miostatina, que es? y como afecta el desempeño atlético del caballo.

11.09.2013 16:49

La miostatina es una proteína cuya función principal a nivel del organismo es  regular el crecimiento y la diferenciación de las células que componen el musculo. Aunque la manera como el efecto regulador de la miostatina actua todavía no ha sido identificado, se piensa que  la proteína que se produce en las células del músculo esquelético circula en sangre y actúa en el tejido muscular al parecer retrasando el desarrollo de las células madre musculares. Aquello animales que carecen de miostatina o que son tratados con sustancias bloqueadoras de la misma, presentan una marcada hipertrofia o desarrollo muscular a nivel de la espalda y del muslo,  desarrollando una mayor fuerza que otros individuos de su misma especie que si tienen una actividad normal de la proteína reguladora. Esta situación ha tenido implicaciones importantes en la cría de animales productores de carne donde el tratamiento con bloqueadores de la miostatina, produce animales para consumo con una menor proporción de grasa.

Desde un punto de vista atlético, es lógico pensar que individuos con un mayor desarrollo muscular y como consecuencia con mayor fuerza, deben obtener algún beneficio de tal situación.  Este efecto potenciador del “performance” ha sido estudiado en una raza de perros de carrera, Whippet, parientes de los Greyhounds, pero de menor tamaño, que corren distancias ligeramente más cortas alcanzando velocidades de hasta 56 kilómetros por hora . Los estudios han demostrados que estos perros tienen mutaciones naturales del gen que codifica la producción de miostatina y cuando uno de esos genes es transmitido por uno de los dos padres, el hijo tendrá un desarrollo muscular ligeramente mayor de lo normal que le permite alcanzar niveles de velocidad todavía mayores. Por otro lado, si el gen naturalmente mutado es transmitido por los dos padres, el hijo en cuestión desarrollara un crecimiento muscular tal, que aunque no está en riesgo su vida, lo exagerado de su masa muscular  no le permitirá correr a un nivel competitivo. 

Las mutaciones del gen que codifica la miostatina pueden ocurrir de forma natural y han sido identificadas en muchas especies. Cuando un individuo presenta una de estas mutaciones, sus niveles de miostatina funcional se ven reducidos,  lo que produce un crecimiento exagerado del tejido muscular. Las mutaciones del gen que produce la miostatina se transmiten de padres a hijo de una manera tal, que si  el gen es transmitido por los dos padres, el individuo tendrá una marcada hipertrofia muscular y un significativo aumento  en sus niveles de fuerza. Por otro lado si el gen mutado es transmitido por uno solo de los padres, el hijo, todavía manifestará un marcado desarrollo muscular pero en un menor grado.

En el 2010 un grupo de investigadores identificaron las variantes del gen que codifica la miostatina en el caballo purasangre y determinaron que cada una de estas variaciones era altamente predecible del posible potencial atlético y aptitud del caballo para correr una determinada distancia. En el caballo dos variantes para el gen que codifica la síntesis de miostatina han sido identificadas;  la variante o Gen-T y la variante o Gen-C.  Los resultados de varios estudios han permitido asociar cada variante con características físicas del caballo como por ejemplo: peso, altura, circunferencia de la caña, del pecho y tipo de fibra muscular presente.  El Gen-T, también llamado  gen para la “stamina” se asocia a caballos que pueden correr más allá de los 2 kilómetros. Por su parte el Gen-C, se a asocia con caballos “sprinters”.

 Los estudios comprobaron que aquellos animales que habían heredados de sus padres dos copias del Gen- C, eran caballos que se desempeñaban mejor en distancias desde los  1.000 hasta los 1.600 metros. En los mismos se observaba un marcado desarrollo muscular, con torsos más largos y con la “brillantez” o la tendencia a madurar temprano para alcanzar su máximo potencial atlético a los dos años. Los caballos Cuartos de Milla conocidos por su capacidad de desarrollar altas velocidades en distancias cortas, hasta 400 metros, tienen una alta incidencia de la variante CC o dicho en una terminología más científica, eran homocigotos para el Gen-C, al haber recibido una copia del mismo gen de cada uno de los padres.  La otra posibilidad de copia doble, es la combinación TT, significa que el animal recibió de cada uno de sus padres una copia para el Gen-T. Los animales con dos copias del Gen-T, se emplearon mejor en distancias por encima de los 2.000 metros, en los mismos la altura predomina sobre el largo del cuerpo con menos desarrollo muscular y el pecho más estrecho o como se denomina de una manera más grafica en forma de “quilla”. Estos animales tardan en madurar y no alcanzarán su máximo nivel atlético hasta después de los tres años. Una tercera opción es posible, los animales heterocigotos, aquellos que recibieron de uno de sus padres una copia del Gen-C y del otro una copia del Gen-T.  Estos animales se desempeñan mejor en distancias que iban desde los 1.400 hasta los 2.400 metros y al igual que los homocigotos para el Gen-C, fueron físicamente “precoces” y demostraron un mejor desempeño y éxito cuando corrieron a los dos años que los animales con dos copias del Gen-T.

  

Algunas compañías ya han desarrollado test con intenciones comerciales, para ser ofrecidos a compradores, propietarios y entrenadores, que determinan cual de las variantes para el gen está presente en un determinado animal. De esta manera los dueños y entrenadores tendrían una idea clara del tipo de animal que están adquiriendo con miras a tomar decisiones más acertadas al momento de seleccionar el tipo de entrenamiento, seleccionar carreras o distancias a correr y más a futuro cuando el animal vaya a la cría. Los promotores del test reconocen que mucha de la información sobre la habilidad de un caballo como atleta puede ser anticipada estudiando el pedigrí y observando las características físicas del animal. Sin embargo, de acuerdo a estos, ningún otro método sería tan exacto como el test y destacan lo que sucede entre hermanos, los cuales en el papel tiene el mismo pedigrí, pero son genéticamente distintos.

Los investigadores que realizaron los trabajos para identificar las variantes del gen que codifica la producción de miostatina, han usado de una manera un poco “ambiciosa” para promocionar su producto, la denominación “Speed Gen” o “Gen de la Velocidad” para referirse específicamente a la variante o Gen-C como un signo genético de alto “performance” o capacidad atlética, cuya sola presencia en el genoma de un caballo implica que un animal es más veloz que otro. Sin restarle valor a los resultados de los experimentos ni a la aplicación práctica del test, es mi opinión particular, que coincide con la de otras personas que han escrito sobre el tema, que la capacidad atlética de un individuo y por ende que tan veloz es, en el caso especifico de un corredor depende de más de un gen. En atletas humanos y con seguridad en el caballo atleta es similar, la capacidad atlética está asociada hasta con 200 tipos de genes diferentes, por lo tanto, asociar la velocidad a un solo gen es difícil de imaginar. Como hemos mencionado en otros artículos la velocidad es una relación de distancia sobre tiempo, no es más veloz el caballo que por su desarrollo muscular y su potencia tiene la capacidad de acelerar temprano en los primeros metros de una carrera, el más veloz es aquel que posiblemente por esas mismas o similares características físicas, pero también fisiológicas y morales que implican “valentía” y deseo de ganar, es capaz de recorrer la distancia en el más corto tiempo.

 

Enrique Castillo M.V. @dormellostud

 

—————

Volver