Nearco y El Grand Prix de Paris

30.06.2013 16:26

Federico Tesio entrenaba sus propios caballos por esta razón el no perdía mucho tiempo con prácticas de entrenamiento graduales. Su objetivo era ganar las grandes carreras con los grandes premios, de manera que el debía identificar los grandes caballos capaces de ser competitivos en las mismas. Para esto el medía la capacidad corredora de todos sus caballos sometiéndolos a pruebas exigentes y así identificar cuáles eran los mejores. Una vez identificados, los de menos calidad trabajarían en función de que los mejores alcanzaran las metas esperadas por Tesio.

Durante el tiempo en que Nearco estuvo bajo el entrenamiento de Tesio, en el establo existía un lote de buenos potros capaces de ganar buenas carreras por si solos, sin embargo, el uso principal de estos seria asistir en el acondicionamiento de Nearco para convertirlo en el ganador del Grand Prix de Paris de 1938. Tesio utilizó dos potros de gran calidad Bistolfi y Ursone  para probar la velocidad y la resistencia de Nearco con miras a afrontar la exigente prueba de 3.100 metros. 

Ursone era un buen fondista que había corrido 9 veces la distancia con  7 primeros y 2 segundos. Bistolfi en cambio era un sprinter, el mejor de Italia hasta 1500 metros. El plan de Tesio fue que Nearco y Ursone arrancaran juntos, con Nearco llevando 119 libras y Ursone 108. Una vez recorridos los primeros 1400 metros, entonces Bistolfi llevando también 119 libras se les uniría para completar el trabajo. Que Nearco pudiera vencer a Ursone un veterano ganador sobre los 3.000 metros concediéndole 11 libras parecía poco probable pero que además venciera a Bistolfi en su mejor distancia luego de haber recorrido 1.400 metros era como una fantasía. Tras cubrir el trabajo, Nearco finalizó primero, Bistolfi segundo y Ursone lejos en el tercero. 

Cuando se dio la partida del Grand Prix y Nearco salió “disparado” a tomar la punta, Tesio bajo sus binoculares y sabía con seguridad que Nearco ganaría la prueba.

—————

Volver