Buscar
  • Enrique Castillo

El Run-Up: ¿Qué es? y cómo influye en el análisis y el desarrollo de una carrera.

Actualizado: abr 25

Recientemente, en un artículo previo comentamos la importancia de no regalar metros al girar las curvas, ya que el exceso de terreno recorrido al ser transformado en “cuerpos de ventaja”, podría significar la diferencia entre ganar o perder una carrera. Cualquier distancia extra recorrida por encima de los 16 pies (4.88 metros), sería suficientemente significativa, especialmente cuando está demostrado que el 60 % de las carreras en Norteamérica se ganan por menos de 2 cuerpos de ventaja (un cuerpo se ha establecido en 8 pies).

Partiendo de ahí, pensemos entonces, lo que puede significar para un caballo recorrer no solo los pies extras cedidos normalmente en la curva, sino cantidades tan inimaginables de metros o pies extras que pudieran convertir una carrera de 1500 metros o 7 furlones y medio en una carrera de algo más de una milla.

En Norteamérica por razones que no están bien determinadas, casi todas las carreras se corren en una distancia mayor a la que es reportada en el programa oficial. Esta situación se remonta más de cien años atrás y la misma se ha mantenido inclusive después de la introducción del “Starting Gate” o aparato de partida en 1939.

Lo importante es, que esta situación puede afectar en gran manera el análisis y el desarrollo de una carrera. Sin embargo, a pesar de eso, es quizás uno de los datos menos divulgados (a pesar de que la compañía Equibase la incluye en sus Past Performance desde octubre de 2008) y poco considerado por apostadores y handicappers a la hora de analizarla.

El crédito de la imagen es absoluto de su propietario

Prácticamente en todas las carreras programadas en este país, existe una distancia que los caballos deben recorrer desde que se abren las puertas del aparato de partida hasta que el líder alcanza el sensor del sistema automático de cronómetro o Teletimer, interrumpe el haz de luz que va de lado a lado de la pista y activa el reloj que comienza a registrar el tiempo oficial de la carrera.

Este trayecto que oficialmente no es parte de la carrera, que varía de acuerdo a la distancia de la prueba, de la pista y la forma como esta está establecida, de la superficie y que puede ir desde distancias tan cortas como 5 pies hasta en algunos casos distancias que sobrepasan los 200 pies se conoce como Run-Up.

La razón porque esto ocurre no está bien establecida. Es algo propio del hipismo Norteamericano y específicamente de las carreras de caballos purasangres, ya que en el caso del caballo Cuarto de Milla de carrera, quizás por ser carreras en distancias más cortas y la mayoría de las veces en recta, el tiempo comienza a registrarse apenas se abren las puertas y los caballos dan el brinco inicial.

Puede que esta situación, el Run-Up, sea una consecuencia de la forma como la pista ha sido establecida, del largo de la misma, de la presencia o no de “chute”, de la ubicación y el número de los sensores que activan los cronómetros a lo largo de la pista y lo más importante de la necesidad de garantizar la seguridad, colocando el aparato de partida en un punto donde jockeys y caballos independientemente de que tan cerca estén de uno de los sensores que activan el registro del tiempo oficial, consigan los trayectos más seguros para su desplazamiento una vez ordenada la partida.

Pero también y especialmente en carreras de grama, puede tener que ver con el mantenimiento y cuidado del césped, cambiando eventualmente el punto donde se coloca el aparato de partida para evitar el daño del siempre del mismo punto o segmento.

Para otros el establecimiento del Run-Up está relacionado a las características del hipismo y el purasangre Norteamericano, donde todo gira alrededor de la velocidad. El Run-Up permite a los caballos recuperarse de un mal brinco y haber alcanzado un cierto nivel de aceleración antes de que la nariz del líder se interponga entre los sensores, corte el rayo de luz y active el reloj que comienza a registrar el tiempo oficial.

Si el tiempo de la prueba comenzará a registrarse justo al momento de abrirse las puertas, los registros de la fracción inicial normalmente serían mayores que los de las fracciones siguientes, lo que por supuesto afectaría el tiempo final del ganador haciéndolo mayor. Esto significaría animales menos “veloces” o más lentos, que irían en contra de lo que es la carta de presentación por excelencia del purasangre Norteamericano a efectos de su publicidad y mercadeo la cual no es otra que su “velocidad”.

Saber que es el Run-Up y que esto es un factor común en los Hipódromos de Norteamérica es importante. Sin embargo aún más importante es entender y tener en cuenta cómo esto puede afectar el análisis de una carrera así como el desempeño de un caballo y su posibilidad de triunfar.

Un artículo escrito apenas un año atrás por Andrew Beyer creador de las “Speed Figure” en su columna sobre “Handicapping”, que regularmente aparece en el Washington Post, Beyer describe claramente como el Run-Up podía afectar el performance de un caballo y disminuir sus posibilidades de triunfo.

La séptima carrera del 5 de Marzo del 2014 en Gulfstream Park aparecía en el programa oficial como un Allowance Optional Claiming para caballos de 4 y más años en grama, en una distancia de 7 furlongs y medio o lo que es lo mismo 1500 metros.

El público apostador se había inclinado por un caballo de nombre Band of Joy, el cual contaba con buena aceleración temprana teniendo sus mejores actuaciones en carreras cortas de 1000 metros. Era claro que la distancia de 1500 metros sería un reto complicado para el caballo debido a su falta de resistencia, pero aun así los apostadores y handicappers consideraron que Band of Joy podría manejar la distancia y ganar la prueba.

Band of Joy como era esperado aceleró temprano, Padilla un caballo también con buena aceleración salió a pelear. A solos metros de la raya Band of Joy tomó la punta, pero Padilla un caballo con más “stamina” que Band of Joy regresó a solo pasos de la raya para vencerlo por medio cuerpo. Para aquellos que confiaron en Band of Joy era facil entender que definitivamente los 7 furlongs y medio habían sido mucho para el caballo. Sin embargo lo que muy pocos o ninguno de los apostadores y handicappers que seleccionaron a Band of Joy sabían, era que la carrera se había corrido con un Run–Up de 375 pies, exactamente 114.3 metros, lo que significaba que el grupo de caballos había recorrido algo más de 100 metros antes de que el tiempo comenzará a registrarse convirtiendo la carrera de 1500 metros en una de una milla y 45 pies o casi 1614 metros. Si 1500 metros ya parecían bastante para Band of Joy, pensar que este corriera más de una milla y todavía vencer era algo que no sucedería de ninguna manera.

Pero además el Run-Up puede hacer irreal el análisis de los tiempos finales y las fracciones de una prueba haciendo que el análisis de la prueba sea equivocado.

Imaginemos dos caballos en pruebas diferentes pero en la misma distancia, una milla. Ambos caballos registran un tiempo final de 1:39.0 o 99 segundos flat.

El caballo “A” recorre la distancia establecida para el Run-Up de 25 pies en 6 segundos mientras que el caballo “B” lo hace 6.30 segundos. Semanas después ambos caballos coinciden en una prueba y al comparar sus tiempos los apostadores coincidieron en que ambos caballos en su última actuación realizaron esfuerzos similares. Sin Embargo, la información en los Past Performance no es del todo correcta. El caballo “A” recurrió la distancia de una milla y 25 pies en 1:44.0 segundos, mientras que el caballo “B” corrió la misma distancia en 1:44.30 lo que a efectos de cuerpos, estaría alrededor de un cuerpo y medio de diferencia.


Solo para tener una idea de lo complicado del asunto, una carrera de 1200 metros o 6 furlongs en la pista principal de Churchill Down tiene un Run-Up que puede exceder los 200 pies. La misma distancia está establecida para carreras de una milla en arena en Del Mar y Santa Anita. Otras carreras en milla en otros hipódromos tienen diferentes Run-Up. En Laurel Park es solo 20 pies, 40 pies en Parx, 48 pies en Arlington y Mountaineer y 56 pies en Delaware. Diferentes distancias para el Run-Up en cada hipódromo hace que los tiempos en unos sean consistentemente mejores que en otros, especialmente en distancias cortas. Cuando el Run-Up es suficientemente largo, el caballo habrá alcanzado la máxima extensión de su paso o aceleración antes de que el Teletimer se active y comience a registrar el tiempo oficial de la carrera.

El tema es extenso para considerarlo todo en este artículo, por ejemplo las falsas barandas o rieles que se mueven abiertamente de carrera en carrera para proteger y conservar las pistas de grama es información que pasa desapercibida pero que complican aún más la situación.

Para algunos la situación es preocupante y piensan que es hora de ponerle solución. Mientras esto pasa, quizás lo correcto sería que las distancias en los programas oficiales informen el exceso de pies recorridos en el Run-Up y por ejemplo una carrera en milla en la grama de Gulfstream apareciera en el programa oficial como una milla y 136 pies.

Tras ver todo esto ahora es fácil entender cómo en algunos países europeos y asiáticos donde el caballo todavía está por encima del mercadeo y la comercialización, las fracciones o tiempos parciales no se hacen públicos y son omitidos durante el desarrollo de la prueba.

Enrique Castillo

@ejcastillox

www.elcaballodecarrera.com

292 vistas